Para los niños y no tan niños

Posted on

U na mañana soleada, el gusano medidor descansaba tranquilamente sobre una rama.

El gusano le dijo: “¡No, no me comas! Escribe tus comentarios en El gusano medidor Los mejores cuentos de gusanos para niños, cortos y largos. Recursos de lectura sobre literatura infantil y juvenil para padres, docentes y niños: cuentos con rima, reflexiones, leyendas, fábulas y más. Teté aprendió la lección es un cuento de gusanos de la colección cuentos de animales de la escritora Sara Cartes Muñoz sugerido para niños a partir de seis años. Había una vez un pequeño gusanillo […] El gusano Sirúl El gusano Sirúl. El gusano se sentía muy orgulloso de su manzana y no quería compartirla con nadie, y eso que sus hermanos gusanos insistían en vivir con él. -Cierto, mi manzana es la mejor -presumía el gusano-, pero es mía y solo mía. Al verlo, todos los gusanos abandonaron sus casas, todos menos el que vivía en la manzana más hermosa y sabrosa de todas. Ya en el mercado, el gusano asomó tímidamente la cabeza.

Verde Windup Caterpillar juguete gusano bonito plástico Durable los niños

El gusano escondió rápidamente la cabeza.

Cuando el gusano volvió a sacar la cabeza se encontró en un gran frutero con otras manzanas, algunas peras, un par de plátanos y varias ciruelas. Olvidando el miedo, el gusano salió por el agujero con la intención de darle un buen susto a aquella mujer. -¡Vaya, un gusano! Sin dudarlo, la mujer cogió un cuchillo, partió la manzana por la mitad y cada parte en dos más y se deshizo del trozo donde estaba el gusano. Así el gusano acabó en el cubo del compost y, con el tiempo, volvió al mismo vergel del que había salido. -se burlaron algunos de sus her manos gusano. El pobre gusano no sabía qué decir. El gusano agradeció el gesto de su amigo y aprendió que las cosas buenas de la vida son mejores cuando se comparten. enero 7, 2018 | Un día Simón estaba leyendo un cuento, en su gran cojín, cuando escuchó… ¡Un sonido!

Receta para Niños: Gusano Relleno de Crema de Chocolate

“Tarará… Tarará…” diciembre 25, 2017 | Pequeño relato infantil para acercarse al valor de la aceptación hacia uno mismo y hacia todos los demás ante la diversidad.

El mayor deseo de cualquier gusano era poder salir a la superficie y ver la luz. Soy un gusano feliz!” El resto de gusanos cuando pasaban a su lado le preguntaban: “Japi, ¿por qué estás tan feliz? Allí recogió una flor para demostrar que había llegado, y volvió de nuevo a su comunidad de gusanos. Y así fue como Japi, el gusano feliz, llegó a ser rey de la comunidad y fue llevando en expediciones a todos los gusanos para que vieran la luz. Cuentos cortos para niños escritos por: www.cuentosinfantilescortos.net (es un seudónimo). Así que muy empeñado en convertirse en un gusano de seda, el protagonista de este cuento infantil, comienza un viaje que acabará de la manera más sorprendente. ¡No os perdáis esta nueva entrega de Cuento a la Vista! De todas las cosas que podía haber sido en la vida, a Lunares le había tocado ser un triste gusano de tierra. –Ya que nos ha tocado ser un gusano, ¿no podríamos al menos haber sido un gusano de seda?

Cuento - El gusano y el genio

–¿Para qué quieres ser un gusano de seda?

Aquel menú tan especial venía de las papeleras de los niños que jugaban en el patio del colegio donde Larojos y Lunares vivían. El colegio estaba bien, siempre había mucho alimento y nunca se aburrían, pero los niños eran muy peligrosos. ¡Ya le gustaría a los gusanos de seda ser como nosotros! Lo cierto es que Lunares era un gusano muy bonito. ¡Ser un gusano era un fastidio! Los gusanos no servían para nada… Excepto los de seda, claro, que daban aquel material tan suave y que tanto le gustaba a la gente. Los gusanos de seda son feos al principio, pero luego se convierten en preciosas mariposas. Los niños los guardan, los alimentan y se los enseñan a todo el mundo en la escuela. Y por más que Larojos trataba de convencerle de que ser un simple gusano no estaba tan mal, Lunares no paraba de quejarse.

Para los niños y no tan niños

¡Quiero ser un gusano de seda!

Su plan era colarse en alguna de esas cajas de zapatos en la que los niños guardaban sus gusanos de seda. Si te encuentran en la caja se darán cuenta de que no eres un gusano de seda y ¡te apachurrarán con sombrero y todo! Lunares, se coló en la caja, donde había un montón de gusanos de seda comiendo morera tranquilamente. Cuando los gusanos de seda vieron aquel extraño gusano de colores empezaron a gritar alborotadas. –Soy Lunares y vengo a convertirme en mariposa de seda, ¡como vosotros! Tenía tanta hambre después de tantos días buscando a los gusanos de seda, que le hincó el diente a una hoja de morera. Tú no eres un gusano de seda y nunca lo serás. Un animal que sirviera para algo y que los niños estudiaran en el colegio. Mirad ese gusano con lunares de ahí.

Nombre del producto: Disfraz infantil Gusano

Este gusano no debería estar en esta caja, pero no hay por qué apachurrarle…

–Fijaros en este gusano. –¿Y ahora qué hacemos con este gusano, profe? Lo que Lunares no volvió a hacer fue querer ser mariposa de seda. ¿Para qué si podía ser un maravilloso e importantísimo gusano de tierra? Cuento de El gusano que quería ser mariposa de seda (70%) votes El gusano Tano pasea feliz, “está muy contento”, cuenta a la perdiz. Este cuento educativo para niños es un ejemplo de ello. Y es que a través de la historia de El león y el gusano los niños aprenderán dos grandes valores y una lección sobre los animales. Un cuento educativos para aprender jugando. Había una vez un león y un gusano que se llevaban muy mal.

El cuento como introducción de la literatura infantil - Lectura y Vida

El gusano estaba cansado de su fanfarronería y para hacerle ver que no todo era la corpulencia física, un día le hizo una apuesta.

Por su parte, el gusano llegó acompañado de una mariposa y un pequeño cangrejo. Esta vez el gusano subió encima de la mariposa y atravesaron el barranco por encima del mar; luego volvió la mariposa a por el cangrejo repitiendo el viaje. Aún seguían intentándolo cuando horas después, llegaron el gusano y sus amigos. Si conoces algún cuento para pensar que no esté aquí listado, te agradecería que, si quieres, me lo envíes, y pasará a formar parte de esta página. Asimismo, puedes informarme si conoces el autor de algún cuento que aquí aparezca como anónimo, ya que desconozco el origen de muchos de los cuentos aquí publicados. La mariquita iba y venía, cuando de repente se paró y se volvió hacia el gusano diciéndole: ¿Qué pasa? Respondió el gusano saliendo del escondite: ¡Oh Me has visto! El gusano contestó: Para que me vean desde lejos. ¡Soy un gusano peligroso!

Cuentos educativos para niños: El león y el gusano

Entonces le dijo el gusano señalándose la cabeza: Mira… ¿Ves estos pelitos de aquí?

Me tengo que ir… Lamentándose y llorando el gusano dijo: ¡Siempre pasa lo mismo! Así lo hizo el gusano, se ató el gorro con unas hebras de hierba y pudieron ser amigos sin peligro. En ese momento escuchó que alguien lo llamaba, al voltear sorprendido vio a una gran mariposa que revoleteando muy alegre lo saludaba: ¡Hola amigo gusano como estas!. Pasó el tiempo, y sus amigos comenzaron a preocuparse porque el gusano no aparecía nunca, ni siquiera a comer. El gusano se había transformado, y ahora hasta podía volar. Además, había dejado de ser un gusano feo